... Stairway to hea...
 
Notifications
Clear all

... Stairway to heaven!...  

Page 6 / 6
  RSS

(@juanesneider)
Active Member Registered CL&P 2019 Eafit - Marzo
Joined: 1 year ago
Posts: 6
27/03/2019 11:48 am  

wow!! me demore en leerlo por que cada etapa llegaba en su momento, como cada paso de tu proceso y el de todos creería yo, que lindo ver las relaciones que hay entre tu camino y el mio en diferentes ámbitos pero hay patrones que se pueden observar y como el responsabilizarnos de nuestras vidas, nuestros actos y sus consecuencias que no dependen de nosotros tiene tanto valor.

tus palabras revuelcan cosas dentro de mi y me inspiran a seguir por el camino con amor, quiero felicitarte y agradecerte por que el compartir tu proceso y la seriedad con la que lo tomas no es algo común ni corriente y requiere de mucho valor, y con pequeños actos como este en relación a la inmensidad que es tu vida estas contribuyendo a tu proposito de que sonriamos y veamos la luz que nos rodea. 

 

nos vemos pronto. 

 


ReplyQuote
(@monicavelasquez)
New Member Registered
Joined: 5 months ago
Posts: 1
30/10/2019 7:19 am  

Buenos Dias mi nombre es Monica Velasquez y es la primera vez que voy a escribir en el foro como continuacion del hilo starway to Heaven inspirada por Juanse me atrevi a escribir y compartir mi historia.

HILO STAIRWAY TO HEAVEN

 MI PRIMERA ETAPA

 UNIVERSIDAD

Cuando tenía veinte años y estaba cursando quinto semestre en la universidad, quise irme a trabajar a un campo de verano, porque soñaba con ser counselour y a la vez perfeccionar mi inglés. Quedaban muchas opciones para escoger pero quise irme para el campo de verano. En ese momento tomé la decisión de irme a trabajar allá, aunque ya estaba experimentando problemas de miedo y depresión que venía sintiendo desde un paseo familiar donde respiré todo el tiempo una energía pesada.

Cuando llegué al campo de verano pensé que me iba a ir muy bien, pero la verdad fue que desde el primer momento no pude integrarme al equipo de trabajo, la directora al darse cuenta de esto, empezó a estar muy pendiente de mi pues tenía una responsabilidad grande de cuidar a las niñas y a mi, en ese sentido lo hizo muy bien.

Antes de viajar mi abuelita le dijo a mi mamá, que le preocupaba que me fuera a enfermar en ese viaje, que podía darme esquizofrenia y esto me lo comentó mi mamá.

Cuando llegué al campo de verano, empecé a tener un estrés altísimo, además mi inglés no era muy bueno y muchas cosas al principio no entendía. Era un campo de verano de solo mujeres, demasiado fuertes especialmente conmigo, sentía angustia de que me pasara lo que la abuelita había dicho. Empiezo a tener distorsiones de la realidad, me encontraba en un campo donde sufría muchísimo donde no era yo misma ni nadie me conocía.

Cuando terminé el campo de verano, desarrollé una enfermedad mental muy rara, me llené de miedos hacia las personas, había somatizado todo el miedo y los fantasmas que había vivido allá. No pude dejar esas memorias en el pasado y empecé a tener un miedo irracional hacia estar en compañía de las personas, sentía un aura negra que me acompañaba a todas partes, un miedo terrible de perder mi identidad.

En ese momento no conocía a Piti, entonces pedí con urgencia una cita a la psicóloga que me había visto cuando tenía quince años y me dijo que debía internarme en una clínica siquiátrica, en ese instante el mundo se me derrumbó, tenía tanto miedo que me dije a si misma, tengo que poder ser cuerda. Sin embargo la enfermedad nunca se fue y mi mamá me apoyó, me dijo que tranquila que nunca me iba a llevar a una clínica psiquiátrica.

Siguieron pasando los días y con mucho esfuerzo iba a la universidad y trataba de hacer todos los trabajos en mi casa para no tener contacto con la gente. La enfermedad era tan fuerte que no pude volver a tener amigos, ni siquiera podía ir a cine, me daba miedo estar junto a otras personas, sentía que los intimidaba con mi enfermedad, era terrible, era un tormento, lo que me salvaba era que mi capacidad intelectual todavía funcionaba muy bien.

Cada vez que tenía una buena nota en un examen me tranquilizaba y pensaba todo va a estar bien, voy a salir de esta enfermedad, todo es cuestión de tiempo.

 

NOVIAZGO

En los últimos dos semestres de la universidad, coincidí en una clase con un compañero que le había ido tan bien en los estudios, que en ese entonces ya se había convertido en el profesor de la clase que estaba viendo. Por mi discapacidad siempre me sentaba en la silla de atrás para poder estar con menos gente, pues los síntomas de la Fobia Social que había desarrollado habían avanzado muchísimo, las manos me sudaban, el miedo era tan fuerte que no aguantaba y tenía que cambiarme de puesto a un lugar donde no hubiera nadie.

En una de esas clases estuve con mucho cuidado poniéndole atención al profesor y en un momento nuestras miradas se cruzaron; desde cuarto semestre nos habíamos empezado a gustar, algo paso ese año que finalmente él consiguió mi teléfono y me llamó para que empezáramos a salir.

El noviazgo con esta persona empezó a salir muy bien, la verdad era la primera vez que estaba tan enamorada que pensaba, Dios sabe hacer sus cosas porque definitivamente me quiero casar con él, pero mi enfermedad estaba tan avanzada que no podía poner atención en las clases. El miedo, la sudoración en las manos y la angustia no me dejaban.

Mi novio era una persona muy inteligente, ya había visto todas las materias que yo estaba viendo, por lo que me ayudó mucho con clases privadas donde si podía tener toda mi atención y así fue que pude pasar esos semestres y hasta logré un buen promedio en el último semestre de 4.3. En ese momento sentía que mi vida estaba completa, tenía toda la motivación de salir adelante, de trabajar, estudiar, estaba con el hombre de mi vida y además me generaba seguridad y sentía que si nos amábamos.

Que mejor motivación que estar enamorada para sanarme completamente y formar la familia soñada con el. Sin embargo el destino me jugo una mala pasada porque al empezar a buscar trabajo cuando me gradué la enfermedad no se había ido y de hecho en las entrevistas me enfermaba mas que nunca, paralelamente mi novio estaba en un trabajo súper demandante por lo que la relación se deterioró completamente. Tenia la intuición de que si pasaba mas tiempo con él y sus amigos, iba a aprender a quitarle el miedo a las personas y ser normal, pero el destino no me ayudó porque el empezó a perder el interés en mi y pasaba menos tiempo conmigo, además no me aceptaban en ningún sitio para trabajar.

El miedo a no tener nada, ni trabajo, ni novio, ni amigos, me consumió completamente. Empecé a tener una relación con él súper dañina ya nos habíamos hecho mucho daño pero   no podía vivir sin él. Lo amaba y además sentía que se me iba el hombre de mis sueños mientras me enfermaba cada vez mas y el futuro de tener una vida normal y cumplir mis sueños se desvanecía. Empecé a tener una relación súper toxica, donde el dolor de haberlo perdido mas la enfermedad, me llevó a una depresión tan honda que puedo decir que fue el inicio de los horrores del agujero negro.  

 

LOS HORRORES DEL AGUJERO NEGRO

 Después de terminar con mi novio, mi mamá y yo empezamos a vivir en cantidades gigantescas los horrores del agujero negro. Estábamos estrenando apartamento muy contentas, con la ilusión de disfrutarlo juntas por mucho tiempo, sin embargo sentíamos cierto miedo, no sabíamos porqué. Sucedieron situaciones nada usuales, se rompió a media noche en mi baño un espejo de pared a pared de una forma inexplicable, luego se rompe también a media noche el espejo del baño social. Al frente de nuestro apartamento vive la abogada de la constructora que nos lo vendió y le comentamos el incidente, ella nos comenta que es en el único apartamento que le ha sucedido esto, sin embargo ordena cambiarlos por cuenta de la constructora. Un mes después, en mi baño tengo un estornudo fuerte, en donde de una manera inexplicable me pegue contra el mesón y casi pierdo los dientes. Mi mamá empezó a tener una jefe que la maltrataba terrible en el trabajo, el estrés que manejábamos era muy alto y empezamos a distanciarnos y a no entendernos.

No soportaba a mi mamá, sentía que su personalidad se había perdido, me fastidiaba todo lo que hacía, como lo decía y además me maltrataba terrible. Inicia una relación tan tóxica que nunca antes la habíamos tenido, nos agredíamos terrible física y psicológicamente. De tanto pelear y sentirme agredida energéticamente con mi mamá, empecé a perder mi personalidad y me entraron unos deseos incontrolables de volver con mi novio a pesar de que habíamos tenido una relación muy tormentosa. Era algo muy doloroso, sentía una rabia muy fuerte por ver como mi vida se había ido por la borda y como al sentirme afectada por mi novio y mi mamá, mi corazón se volvía de piedra y me volvía una persona súper resentida.

Mi mamá vio esa situación tan grave y dijo definitivamente tengo que mandar a Mónica a estudiar inglés y así fue como decidimos que me fuera a la Universidad de Delaware a estudiar cuatro meses inglés.

 

DELAWARE

Cuando llegué a Delaware me sentí súper bien, pues estaba cumpliendo mi sueño de vivir en los Estados Unidos, pero la depresión por la ruptura con mi novio era infinita, era la única persona que tenía en el mundo. Fue tan fuerte la depresión, que apenas llegué lo único que hice fue llamarlo todos los días atacada llorando, sentía un dolor inmenso pues ya no lo tenía y tampoco tenía ningún amigo.

Gracias a Dios las clases me motivaron a aprender inglés y también el ambiente de vivir en un pueblo súper bonito, sin embargo la tristeza y el dolor cada vez aumentaba al ver que mi enfermedad mental no me permitía tener una vida normal con amigos. Tenía miedo de ir todos los días a clase pensando que me iba a salir de la realidad y de tener los momentos de lo que yo llamo “ la mirada “. A pesar de esto, pude asistir a todas las clases y de hecho saque muy buena nota, pero seguía con un vacío demasiado grande en mi mente y corazón porque toda esa vida que planeaba era una mentira, la realidad era que estaba muy enferma y no podía tener una vida social normal, nadie me quería, el buyilling y el odio  era lo único que recibía de las personas quizás por mi  debilidad, esto era muy fuerte, me trataban demasiado mal y la enfermedad de la bulimia volvió. Tenía una vida llena de sueños cada vez mas lejana.

Al finalizar el curso de inglés, me enamoré de uno de los estudiantes que viajó conmigo y viví unos momentos muy felices. Me siento muy agradecida con Dios de haberlo conocido y de haber tenido esa experiencia, pero mi enfermedad no me dejó llegar a tener algo serio, además en ese momento también estaba siendo muy agresiva con mi mamá. Estaba tan mal, que ni siquiera podía estudiar en la biblioteca porque había gente, me entraba un miedo irracional de perder la cabeza y no poder ser normal , me sudaban las manos y me ponía muy mal, si alguien se sentaba al lado mío, empezaba a distorsionar la realidad, todos lo notaban, lloraba muy fuerte del dolor que tenía en mi alma de ser tan maltratada por sentirme diferente y además mi mamá no entendía nada y la empatía entre las dos se había perdido.

 

REGRESO A BOGOTA

Finalmente el 22 de diciembre me devolví a Bogotá muy golpeada por el viaje y cada vez teniendo mas distorsión de la realidad. Durante un mes estuve saliendo con mi nuevo amigo, pero sabia que todo era una mentira porque estaba ocultando una enfermedad de la cual no veía que tuviera salida y como era de esperarse, la relación terminó muy pronto sin ningún cimiento.

También traté de buscar trabajo como Ingeniera Industrial, me contrataban pero duraba muy poco por la Fobia Social que había desarrollado a pesar de que mis resultados en el trabajo eran buenos.  Esto me generaba vacío, desasosiego, miedo, no contaba con ningún apoyo, nadie me entendía. Además se acumuló el sufrimiento que traía desde los 15 años por el bullying que me hicieron en el colegio. Perdí mi identidad como una persona sociable y agradable a los demás.

Luego de un tiempo me dije, no puedo darme por vencida, no puedo permitir que mi mundo se convierta en una pesadilla sin salida, por lo que volví hacer un esfuerzo de salir adelante y tener una vida normal. Mi mamá me apoyaba como un súper héroe en todo a pesar del maltrato y dureza con que la trataba, es el ser mas dulce del universo. Quería estudiar mi maestría soñada, Economía, pasé los papeles y me aceptaron. La emoción era demasiado grande, la pasión por ese proyecto era tan grande que empecé a estudiar y a disfrutar como nunca mi primera materia.

Estudiaba tanto que adquirí en una clase de macroeconomía, el mayor conocimiento en economía que el que había adquirido en cinco años de carrera como ingeniera, esta vez la pasión por estudiar y aprender era infinita. Sin embargo, nuevamente volví al mismo sitio, pues toda la clase me veía como una mujer rara y no pude hacer amigos, ni mucho menos continuar con la maestría, la enfermedad estaba muy avanzada. Adicionalmente era tal la depresión y el miedo por tener tan mala relación con mi mamá y de no estar dentro de mi circulo de amigos que se me bajaron las defensas. 

Durante mi maestría de Economía, comencé a buscar trabajo de forma muy intensa buscando encontrar una vida normal y por cosas del destino, me salió mi practica soñada en un Fondo de Capital Privado en Australia-Sídney. La emoción era toda, lloré como un bebé de la felicidad cuando me llamaron a decirme que había sido aceptada. Sin embargo siendo franca conmigo misma, tenía miedo porque presentía de que este fuera otro intento fallido a pesar de los muchos esfuerzos por hacer una vida normal. La relación con mi mamá y mi papá estaban muy mal y esto me generaba mucha inseguridad.

A pesar de todo, me seguía mintiendo a mi misma, porque sentí miedo de no encontrarle solución a esto. Era mejor ser positiva y pensar que de pronto con el tiempo me iba a curar que imaginarme en un hospital psiquiátrico perdida, vacía, sin un pasado ni un futuro y con una cabeza que solo era mi enemiga y completamente sola, sin el calor de mi mamá ni amigos, por lo que me llene de fuerzas y saque adelante el proyecto como fuera. Gracias a Dios todo salió bien, viajé sola y llegué sana y salva a Sídney - Australia. Sin embargo en Colombia, todas mis amistades ya estaban podridas y tuve conversaciones muy agresivas con quienes habían sido mis amigos.

Cada vez aumentaba el miedo y el sufrimiento al ver que no tenía la LIBERTAD de crear mi vida como soñaba, como de alguna manera lo había logrado antes de esta enfermedad.

 

SIDNEY

Cuando llegué a Sidney la sorpresa fue mas agradable de lo que me imaginé, desde que pisé esa ciudad supe que existía el cielo completo de Dios en la tierra. Es una ciudad increíble, con su energía se siente la presencia de Dios todo el tiempo. Su naturaleza exuberante, los pájaros y su canto, los atardeceres que elevan el alma a un grado muy alto, predominando la amabilidad en las personas, todo esto hizo de este viaje una de las mejores experiencias de mi vida. A los veinte días llegó mi mamá a acompañarme, estábamos muy felices y con esperanza de que las cosas iban a mejorar en una ciudad tan espectacular.

En la oficina mi jefe me acogió muy bien, es una excelente persona, pero nuevamente no puedo disfrutar de mi trabajo pues tengo problemas con la secretaria de la oficina, le caigo mal, no logro desarrollar empatía, me maltrata. No podía durar mas de dos minutos trabajando en el computador porque el miedo era demasiado exagerado. Las personas en la oficina empezaron a dejar de hablarme, con el único que tenía contacto era con mi jefe. El me apoyaba, le gustaba mi trabajo.

Cada vez que me mandaba hacer una tarea yo solo caía en llanto, ahogada por el dolor al sentir que no era una persona normal, de no poder relacionarme con mis compañeros, deseaba con toda mi alma poder trabajar con tranquilidad de forma normal, a mi jefe también se le aguaban los ojos porque mi sufrimiento era muy fuerte y evidente. Finalmente no pude terminar la práctica, era de seis meses y logré estar cuatro y medio. Fue otra frustración, me enfermé terrible. Al regresar a Bogotá en el avión, empieza otra enfermedad lo que llaman “ ataques de pánico “.

 

REGRESO A BOGOTA

Dios mío regreso a Bogotá con una enfermedad adicional terrible, con ataques de pánico, pensé que no iba a vivir ni un mes, pues sentía que no podía respirar, me sentía completamente ahogada, se me dormían las manos y perdía toda la fuerza. La sensación de ahogo era tan fuerte que creía que me moría. No podía aceptar lo que estaba viviendo. Inmediatamente busqué por todos los medios, personas que ya hubieran superado eso. Un psicólogo me ayudo mucho con su libro, donde explicaba técnicas para superarlo. Empecé a ir al gimnasio y a correr 20 minutos todos los días y así logré que los ataques de pánico desaparecieran del todo.

Entre mas enferma, mas me esforzaba por aprender y saber mas, esto hacía que mi capacidad intelectual fuera aumentando y eso me daba tranquilidad, ya que para mi, parte de mi identidad eran mis estudios y mi trabajo. Sin embargo pasé por dos trabajos pero no pude continuar en ellos, el miedo y la enfermedad no me dejaron adaptarme, de hecho comencé a volverme agresiva con las personas. No aguantaba tanto maltrato de una enfermedad que no podía controlar por lo que la relación con mi mamá llego a su tope, estábamos demasiado mal y sabía que tenía que salir de mi casa. Un gran amigo me ayudó, me permitió quedarme en su casa unos días mientras decidía a donde irme.

Me hospedé en la casa de mi amigo por lo menos dos semanas, pero nuestra relación fue un horror, por lo que mi mamá me ayudó a buscar en arriendo un apartamento cerca a ese barrio y me fui a vivir sola. Pensé que al vivir sola todo se iba a solucionar, sentía que disponía de todo mi tiempo y no tenía a nadie que me estuviera haciendo zancadilla y por eso comencé a levantarme a las 4 a.m hacer deporte una hora, después hacer yoga y a las 7:00 am me iba a mi trabajo soñado que no se como lo conseguí, era analista de riesgo en la NISSAN. El trabajo lo disfrutaba muchísimo, tenía el mejor jefe, sin embargo la enfermedad ya era demasiado evidente y el ambiente en la oficina era como una casa de miedo cada vez que yo llegaba, finalmente me hicieron renunciar.

Ese día lloré como si se me hubiera muerto un ser querido, el duelo de haber dejado el trabajo, de volver al mismo punto, de ser una mujer perdida en la vida, enferma mental y sola. Nuevamente tuve unas semanas con mucho dolor aunque mi mamá estuvo todo ese tiempo conmigo consolándome con todo el cariño del mundo, sentí mucho amor y me di cuenta de la falta que me hacia mi mamá.

Un día que ya no aguanté mas, llamé a mi primo atacada llorando y le pedí su ayuda. Mi primo que siempre había sido mi apoyo, me dijo que fuera a visitarlo y que habláramos sobre el asunto.

Cuando llegué a la casa de mi primo, me dijo que me invitaba a un curso al que tenía que ir y punto. Pensé okey, va ser un curso de gimnasia, pues no creía en nada, ya se habían hecho varios intentos con diferentes psiquiatras y psicólogos y ninguno me podía sacar de semejante oscuridad. Entre mas droga me daban mas me sentía perdida,

no creía que realmente existiera una persona que me entendiera y me pudiera sacar de esa situación.

El día anterior al del curso al que me había invitado mi primo salí de rumba y me acosté a las 4 am por lo que al otro día me tomé un Red Bull y con mucha pereza llegué a las 6:00 am.  La esposa de él ya estaba lista y el amigo de mi primo nos llevó al curso.  

Cuando llegué al curso empezamos hacer unos ejercicios de Chi Kung . Uno de ellos se llama moviendo las montañas y otro donde movimos la cabeza. La verdad no pensaba que me fuera a sanar, pero al final salí completamente sorprendida porque me sentí la persona mas feliz del mundo, totalmente curada y protegida por un aura amarilla que solo provenía de Dios aunque este bienestar solo me duro un día y además sabía que faltaban muchos asuntos de mi vida por resolver como recuperar mi hogar es decir mi mamá.

Siguieron sucediendo acontecimientos dolorosos en mi vida, porque a pesar de que el Chi kung me mejoraba por unos instantes después su efecto se iba. Pase a vivir a muchas partes porque desconfiaba de todo el mundo.

Después mi primo me invitó a un curso avanzado de Chi Kung y la verdad sentí algo espectacular, sentía que me había curado totalmente pero como siempre sabia que sus efectos no duraban tanto y además me hacia falta vivir con mi mamá.

MELBOURNE

Hasta que llegó un día en que creí que me iba cambiar por completo la vida con un viaje a Melbourne, pensado que allá iba a poder ser libre y feliz y lo que paso fue que sentí cosas terribles. Me salí completamente de la realidad y caí en lo mas hondo del hueco negro, pensé que la única alternativa era suicidarme y lo hice.  Gracias a Dios fue con vitaminas de omega 3 que no me hicieron ningún daño pero por causa de esa enfermedad tan aterradora, me tuve que devolver de inmediato a Colombia donde empezó la tragedia mas grande mi vida.

Cuando regresé quise rescatar mis amigos de la universidad y lo único que hicieron fue maltratarme en todo sentido, vivía destrozada, quemada por dentro, fue horrible, me sentía completamente desprotegida. Solo quería que Dios nos protegiera a mi mamá y a mi y con sus ángeles nos alejara de la oscuridad para siempre.

Me internaron en la clínica Monserrate y cuando salí no me la creía porque la libertad es el regalo mas grande que pueda tener un ser humano.  Sin embargo cuando me aplicaron la segunda inyección me fui completamente de esta realidad pero todo el tiempo me sentía protegida por Piti. Empiezan los pensamientos mas raros del mundo, las asociaciones nada que ver y entro al infierno mas terrible y la gente empezó a rechazarme todavía mas hasta quedarme completamente sola. Además pase a ser una persona donde no distinguía la realidad de lo irreal.

Después me internaron en otra clínica psiquiátrica que se llama Campo Abierto para corregir los efectos de la segunda inyección, parece que se les fue la mano. Allí cogí el vicio del cigarrillo que me ha ayudaba a calmar un poco la ansiedad y los miedos. Por otro lado, mi momento mas feliz era cuando mi mamá iba a visitarme y cuando me daban salida para ya estar por completo con mi mamá.

Salí de ahí, para finalmente perder toda mi capacidad intelectual y volverme una persona no funcional sintiendo el deseo de suicidarme y de hecho hice varios intentos. Encerrada en mi casa, fumando brutalmente, sin sentido la vida. Esto ES EL INFIERNO.

 

RECUPERACION

Después de todos estos intentos, mi mamá ve que a pesar de haber pasado por psicólogos, psiquiatras quienes ven como única salida mucha medicina y cada uno con una diferente, pide una cita urgente con Piti para para mi y para ella. Fuimos y como siempre nos recibe con un saludo caluroso y con mucha fuerza. Cuando lo vi sentí una alegría inmensa, me sentí protegida y con la convicción de que salía de este infierno. El me ve mal, con la cabeza rayada, me pone hacer unos ejercicios y no logro tener equilibrio.

Inicia un plan de trabajo con mi mamá y conmigo, con un seguimiento periódico y mucha disciplina. 1. Nos enseña algunas prácticas de Chi-Ku para ejercitar todos los días. 2. Nos exige enviarle todos los días 10 milagros que en el día haya vivido. 3. Nos mantiene todo el tiempo leyendo libros super interesantes, haciéndole resúmenes, además de traducirlos al inglés. Vale la pena mencionar los que mas me ayudaron “El Poder del Ahora”, La mujer que corre con los lobos”, “El libro de la Alegría” , “ Los Cuatro Acuerdos” y me puso a ver la película sobre física cuántica. Todo esto para re-direccionar mi cerebro hacia el amor, el positivismo y por tanto cambio de estilo de vida con mas sabiduría.

Poco a poco con disciplina y esfuerzo hice todas las tareas, al comienzo no era fácil, pero lo fui logrando, lo mas difícil era tener disciplina. Así pasaron cuatro años, todo esto    me permitió evolucionar mentalmente y emocionalmente hasta que logré rescatar mi vida y mi mamá, que es la persona que mas amo en la vida. Logré potencializar mi alma y sentir un amor infinito por las personas, los animales y para mi eso es vivir el cielo en la tierra. Es decir rescaté el corazón que lo había hecho piedra y ese es el regalo mas grande que pude recibir de Dios a través de Piti.

A comienzos de este año estaba muy feliz de haber logrado todos esos avances con muy poca droga psiquiátrica, pero desafortunadamente en enero paso algo muy terrible. Me contacté con una amiga de la universidad que me ilusionó diciéndome que de pronto podía trabajar con ella. En esos días estaba un amigo en común de la universidad pasando sus vacaciones en Bogotá porque vive fuera del país. La alegría era toda, sentía que estaba recuperando mis amigos, esto significaba muchísimo para mi. Estuve saliendo varias veces con el, recordábamos como éramos en la universidad, nos gustábamos, me sentía contenta pero nunca me imaginé que me pasara algo que me afecto mucho, tanto que me quise quitar la vida porque no aguantaba el vació que sentía.

Cuando desperté en la clínica me dije, Dios me dio otra oportunidad, tengo que perdonar para sanarme y coger fuerzas para seguir luchando.

 

AGRADECIMIENTO

No me canso de darle gracias a Dios por haber tenido la oportunidad de conocer a Piti, quien con su sabiduría, paciencia y amor a través de su proceso, me permite volver a la vida, sentir y ser un ser una mujer sensible, delicada y llena de amor. Además me perdonó muchas cosas que dije horribles de él que no son ciertas, pues en esos momentos mi cabeza no estaba bien y a pesar de esto Piti sigue conmigo, porque su bondad y compasión es muy grande.

Ahora me encuentro casi totalmente recuperada, rescaté la capacidad de poder comunicarme con las personas, logré recuperar mi equilibrio emocional, rescaté mi hogar, todo esto con poca droga psiquiátrica. Por todo esto le doy nuevamente infinitas GRACIAS A DIOS y A PITI por haberme rescatado de semejante infierno donde nadie daba un peso por mi.

Ahora deseo con toda mi alma tener mi salud mas del 100%, dejar totalmente las drogas psiquiátricas y el cigarrillo, tener salud, voluntad y libertad para lograr mis sueños por los que tanto he luchado con toda mi alma. Le pido a Dios protección y mucha sabiduría para que mi mamá y yo estemos siempre rodeadas de personas buenas que verdaderamente nos amen y así mismo nosotras amarlas y sentirnos con mucha salud emocional, espiritual, mental y física, queremos volver a TENER UNA VIDA NORMAL CON TRANQUILIDAD Y FELICIDAD,

Deseo tener un esposo que me ame, me proteja, me cuide y tener unos hijos sanos, que pueda darles mucho amor y equilibro emocional y sobre todo quiero ser una mujer llena de Dios con abundancia para poderle dar a mi esposo, a mis hijos y a mi mamá estabilidad, donde yo pueda ser UN ANGEL y SOPORTE PARA ELLOS.

 

 


ReplyQuote
(@pitiparra)
Prominent Member Moderator
Joined: 9 years ago
Posts: 878
04/11/2019 10:15 am  

Hola Mónica, 

¡Al igual que Juanse, nos das a todos una lección de coraje y de esperanza con esto que nos compartes - Gracias!

...adelante con toda la intención y toda la disciplina!

Smile

Piti

 


ReplyQuote
(@linaagudelo)
Trusted Member Admin
Joined: 9 years ago
Posts: 89
10/02/2020 8:49 am  

Escribo por acá para que aquellos que están buscando este hilo lo puedan encontrar   Wink  

Que lo disfruten!!!


ReplyQuote
Page 6 / 6